sábado, 23 de febrero de 2008

Mi fantasma interior

El Caballero Luna fue un justiciero creado en los 70, con enorme parecido con Batman (ya que tambien se trata de un multimillonario y posee un monton de aparatos para su cruzada contra el crimen), que obtuvo cierta popularidad por aquel entonces.
Pero como las grandes ventas nunca le acompañaron, al final acabarón cancelando su serie regular, y poco a poco fué cayendo en el olvido.
Hasta que ya metidos en el nuevo milenio, Joe Quesada en su afan por recuperar aquellos héroes que le marcaron cuando era lector de comics lo trajo de vuelta.
Tras un primer arco argumental bastante aceptable, Marc Spector regresa en un segundo arco, metido de lleno en plena Civil War, en el cual tanto Tony Stark como Steve Rogers tratan de que se una en sus repectivos bandos.
Ofertas que por supuesto rechaza, ya que bastante tiene el pobre con luchar contra sus fantasmas interiores, que le acosan constantemente.
Practicamente este es el único argumento que se puede sacar en claro de esta historia, ya que si hubiera que hacer un resumen de ella, lo tendriamos realmente difícil.
Y es que durante los 6 números de los que consta apenas sacamos nada en claro de lo que el guionista nos quiere contar.
Si es que es quiere contarnos algo. Porque el guión es tan sumamente mediocre, que lo único que deseas es acabar la lectura cuanto antes, ya que esta resulta una tortura insoportable.
Si pensaba que las nuevas historias del Motorista Fantasma eran malas, esta me confirma que se puede hacer peor.
Una cosa si me ha quedado clara: que no compraré el siguiente tomo de esta serie.

Valoración: * (sobre *****)

1 comentario:

Mogul dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.