domingo, 5 de enero de 2014

Amar a Paul, odiar a Paul

Paul Verhoeven es un director holandés, que durante los años 80 se labró un muy buena reputación con películas como "El cuarto hombre" o "Los señores del acero", por lo que Hollywood no tardó en llamar a su puerta.

Ni corto ni perezoso, hizo las maletas y cruzó el charco, rumbo a la fábrica de sueños.

Robocop fue su début en el cine norteamericano en 1987, película de corte futurista, con profunda carga social e hiperviolenta, y que hoy en día es todo un clásico.

Le siguió en 1990, Desafío Total, tambien de ciencia ficción, y basada en un relato de Philip K. Dick. Otro clásicazo.

Después vendría, en 1992, su mayor éxito comercial con el thriller Instinto Básico, con una sensual Sharon Stone y su famoso cruce de piernas.

Showgirls, estrenada en 1995, fue un fracaso de crítica y público, pero que el tiempo ha convertido en todo un film de culto.

En 1997 volvió a la ciencia ficción con Starship Troopers, que recibió mejores críticas, pero que el gran público no llego a entender.
Junto con sus dos primeros trabajos en Hollywood, esta película conforma una trilogía, que se encuentra entre lo mejor del género de la última década del pasado siglo.

Trás el frácaso que le supusó El hombre sin sombra en el año 2000, abandonó Hollywood, para volver al país que le vió nacer.

La razón de este post, es para reivindicar sus películas y comentar que alguna gente, allí en Hollywood, debe profesarle en odio profundo, porque si hace dos años se estrenó un innecesario remake de Desafío Total, protagonizada por Colin Farrell, actor que tiene el cárisma de un zapato y que no vió casi nadie, el próximo mes de febrero lo hará Robocop, eso si, bien descafeinada para que pueda digerirla el público de hoy en día.
Lástima que en ella trabajén actores de la talla de Samuel L. Jackson o mi adorado Gary Oldman.
Y por si no fuera bastante, se esta preparando otro remake, esta vez de Starship Troopers.
Eso si, sin la violencia y la mala leche de la original.

Ahora solo falta que anuncien un remake de Instinto Básico,y que este protagonizado por Miley Cyrus y Justin Bieber para rematar la faena.
Por supuesto, sin nada de sexo, y si tiene que morir alguien, que sea de muerte natural

Desde aquí os invito que paseís olimpicamente de estos burdos remakes, y disfruteís de los originales, que merecen mucho la pena.

2 comentarios:

lokodatar dijo...

Aplausos.

León dijo...

Uno de mis cinco directores favoritos. Creo que "El libro negro" es la mejor película de la pasada década. Es una lastima que no ruede desde entonces. Ya no creo que vuelva a hacerlo de nuevo, y se necesitan más directores como él. Aun no me he atrevido con los remakes y dudo que lo haga y menos en el cine.
Saludos