lunes, 6 de agosto de 2007

Tarzán, el Señor de la Jungla

Como añoro aquellas tardes de mi infancia, cuando después del telediario me sentaba en el sofá para disfrutar en mi recién estrenada tele en color, de una serie de dibujos que se me quedó profundamente clavada en mis retinas.


Estaba habituado a ver aquellas viejas películas protagonizadas por Johnny Weissmüller que, o bien en verano, o por Navidad, Televisión Española nos obsequiaba cada vez que los niños disfrutábamos de vacaciones.
Tambien de vez en cuando llegaba a mis manos algún que otro tebeo, que publicaba, creo recordar, la extinta editorial mexicana Novaro.
De las novelas originales que escribió Edgar Rice Burroughs, como nunca he llegado a leer ninguna, no guardo recuerdo alguno.
Pero de todo el material que llegué a disfrutar de tan célebre personaje, nada resultó tan satisfactorio como los dibujos animados que cité al principio, y de los cuales, no me perdía ningún episodio.

La mezcla de la clásica aventura con la fantasía más desbordada, producía en mi, un placer dificilmente descriptible. Solo los que como yo, fueron niños en los años 70 y aman la cultura pop, conocerán exactamente la sensación de la que hablo.
Con esta serie descubrí que la mona que acompaña a Tarzán en todas sus andanzas no se llamaba Chita, que era como se conocía en los films antes mencionados, si no que aquí respondía al nombre de Tnikima, y que no era un chimpance, si no un pequeño simio.
Hoy por hoy, la imagén que guardo de Tarzán, es la de esta serie inolvibable.

1 comentario:

Mauro dijo...

Que buenos recuerdos, ese dibujo estaba muy bueno.

Tendras idea donde puedo conseguir algunos capitulos con dialogos en castellano ?

maurodelossantos@hotmail.com

gracias.