martes, 15 de enero de 2008

Anatomía de un asesino en serie

Otro remake más de la obra de John Carpenter. Trás las decepcionantes "Asalto al Distrito 13" y "Horror en la Niebla", le ha tocado el turno a HALLOWEEN, dirigida por Rob Zombie, la última esperanza en el cine de terror de calidad.
Y la verdad es que sale bastante airoso con esta revisitación.
Porque no estamos ante un mero calco del original, sino ante una nueva interpretación del mito de Michael Meyers, empezando con un largo prólogo que nos pone en antecedentes de la patética adolescencia que lleva un inadaptado adolescente, objeto de burlas por parte de hermana, padrastro, y compañeros de colegio que le convertirán en un psicópata de tomo y lomo, y que solo encuentra el cariño de su madre.
Trás asesinar a un chaval que se burlaba de él, termina con la vida de su padrastro, su hermana y el novio de esta, para acabar encerrado en un Hospital Psiquiatro, donde tambien asesina a una enfermera.
Pasan 15 años, y Michael Myers se escapa del hospital cuando le trasladaban a otro.
Se dirige a su pueblo, dando comienzo a una matanza indiscriminada.
Rob Zombie dirige una obra que recoge el espíritu de la original, para hacer una historia que parece nueva.
Y es que aquí los asesinatos rozán el gore, y el asesino es real, y no la presencia casi fantasmal que era en el film de Carpenter.
Estamos pues ante un remake de calidad, que aunque no hace que olvidemos el clásico, es una excelente muestra del mejor cine de terror.
Rob no juzga ni cuestiona los actos del psicópata. Se límita a mostrarnos su naturaleza asesina.
Una naturaleza que nace en una familia desestructurada, y en la que el asesino mata por el simple placer de matar, sin que haya ningún motivo para hacerlo, lo que hace que su lectura sea todavía más terrorífica.



Valoración: *** (sobre *****)

3 comentarios:

Yota dijo...

La verdad es que tengo ganas de verla y espero que me guste bastante, aunque te doy la razón en que los remakes no se portan muy bien con Carpenter.

Jaime Sirvent dijo...

Hola Jon , mi más cordial enhorabuena por el enlace de la cárcel. Te lo mereces, un saludo.

JON OSTERMAN dijo...

Muchas gracias, Jaime.