miércoles, 14 de noviembre de 2007

A vueltas con el Karma


Si hay una serie de humor hoy en día que sea divertida, irreverente, con personajes carismáticos que parecen salidos de la feria de los horrores y que te sorprenda en cada capítulo, esa es sin duda ME LLAMO EARL.
La historia empieza cuando a Earl Hickey, un delincuente de medio pelo, que lo único que ha hecho en la vida es putear al prójimo, le toca un premio de 100.000 dólares en la lotería.
Pero con tan mala suerte que lo pierde cuando es atropellado por un coche.
Pero cuando se restablece, el azar hace que lo encuentre, cosa que el achaca al Karma, por lo que decide hacer una lista de todas las cosas malas que ha hecho, para así tratar de enmendarlas, ya que cree que si no lo hace, el Karma le castigará.
En su peripecia le acompañara su hermano Randy, un grandullón sin cerebro, pero de gran corazón que esta enamorado de la chica que limpia el motel donde se alojan, una bella inmigrante mexicana sin papeles llamada Catalina.
Por su vida tambien se pasean su ex-esposa Joy, madre de dos niños, pero ninguno de él, que esta casada con Darnell, más conocido como el "hombre cangrejo", afroamericano, padre natural de su "segundo hijo", y el único personaje inteligente de la serie, que trabaja en el bar que todos frecuentan, a pesar de tener estudios y que es a su vez, el mejor amigo de Earl.
Por la serie tambien se paseara una lista de personajes más o menos fijos, como los padres de Earl, y todos aquellos a los que ha puteado alguna vez, a cada cual más extravagante y raro.
Interpretada en su principal papel por Jason Lee, (actor fetiche de Kevin Smith), la serie es una declaración de amor por los freaks que pueblan la América profunda, personas de toda índole y condicion, pero que a pesar de sus defectos y debilidades son entrañables y siempre dispuestos a ayudar sus semejantes. Claro que el Karma tiene que echarle la mano a algunos de ellos, ya que ninguno de nosotros tendríamos como amigo a un tipo como Earl.
Aún así no deja de caerte simpático, a pesar de ser un tio inmoral y sin valores.
Y la culpa de ello la tiene el actor que lo interpreta, haciendo un personaje con multitud de defectos y por él que no podemos evitar tener simpatía, que hace que no pares de reir en cada episodio con sus reflexiones sobre la vida, acompañado por un plantel de actores maravillosos que creen el lo que hacen.
Sinceramente, es la serie más gamberra, inteligente e iconoclasta del actual panorama televisivo.

3 comentarios:

Osukaru dijo...

Esta serie la llevo un poco perdida, raras veces la veo, pero es cojonuda!.

Me alegra mucho encontrarla mientras hago zapping!.

En cuanto lo de que aparezca el Club infernal en la próxima peli de X-Men, es una gran idea, no se me había ocurrido. Y ahora que lo comentas sería bastante interesante... sí, señor!

JON OSTERMAN dijo...

Pues "hazte una copia de seguridad",es una serie imprescindible.

Darth Kenfirot dijo...

Imprescindible es poco. Es la típica serie que siempre quieres más y más. De las mejores series actualmente en emisión.