martes, 2 de junio de 2009

Yo soy la justicia


En unos tiempos en los cuales cada semana hay un montón de estrenos cinematográficos, muchos de los cuales pasan por la cartelera sin pena ni gloria, resulta extraño que Sony decidiera no estrenar en cines Punisher: War Zone, y dejarla para editarla directamente en dvd.
Y no es porque estemos ante una buena película, todo lo contrario, sino porque muchas de las que llegan a estrenarse son carne de videoclub.
En el caso que nos ocupa, han optado juiciosamente (en su país de origen fue un fracaso total), ya que estamos ante un truño de proporciones épicas.
El guión ha debido ocupar cuanto más, un par de folios tamaño din-a4 a doble espacio.
La dirección parece hecha por alguien que no sabe lo que es el lenguaje cinematográfico.
Y los actores (si se les puede llamar así), no lo pueden hacer peor; no puedo entender que hace aquí Dominic West (The Wire, 300).
El protagonista, Ray Stevenson, trasmite menos que un Teletubbie.
Viendole actuar, Steven Seagal parece un actor del método.
No puedo entender como Marvel ha dejado que su nombre aparezca en los créditos, ya que aparte del título, apenas queda nada del personaje de los cómics.
¿Cuando se ha visto que Frank Castle aparezca con un chaleco antibalas, en el que no aparece ni la característica calavera?
Por lo menos yo no se la he visto, ya que la fotografía es tan oscura que parece hecha con velas.
Eso sí, los artífices de este engendro, se ha debido pensar que en los tebeos de Punisher solo hay violencia gratuita, porque practicamente es lo único que incluye.
Después de verla, hasta las añejas películas de Charles Bronson nos parecerán buenas.
Valoración: * (sobre *****)