viernes, 5 de junio de 2009

Adíos, pequeño saltamontes

Ayer por la noche, al llegar a casa de trabajar, me enteré de la triste noticia de la desaparición de David Carradine.
Fué hallado muerto en la habitación de un hotel en Bangkok.
Tenía 72 años.
El que fuera el Bill que Uma Thurman quería matar en el díptico de Quentin Tarantino, sera recordado sobre todo por ser el protagonista de la mítica serie de televisión Kung-Fú, que hizo más entretenidas las tardes de los domingos a los que fuimos niños en los 70.
Descansa en paz.