martes, 9 de junio de 2009

Mesías del futuro

Las personas involucradas en Terminator Salvation han optado por olvidarse de la tercera entrega de la saga (algo, a mi modo de ver, bastante justificable, ya que parecía una parodia de si misma, excepto en su imprescindible final), y de la ya cancelada serie Las crónicas de Sarah Connor, y tener solo en cuenta las dos obras maestras de James Cameron.

Si las tres anteriores repetían el mismo esquema, aquí han decidido ir un poco más allá, y centrar la acción en la guerra de los humanos contra las máquinas de Skynet, acercando la película al cine bélico.
Aunque el guión no es para tirar cohetes, el film que ha dirigido McG, es un entretenimiento correcto, que ya es bastante en los tiempos que corren.
No nos hará olvidar los logros de las dos primeras, cosa que tampoco pretende, pero si que esta muy por encima del trabajo que hizo Jonathan Mostow en Terminator 3. La rebelión de las máquinas.
Todo el peso de la película la llevan los dos actores, cuyos nombres encabezan el cartel.
Un Christian Bale bastante correcto en la piel de John Connor, y un actor en alza como es Sam Worthington, al que pronto veremos en la esperada Avatar de James Cameron y en el remake de Furia de Titanes.
El resto, con un recuperado Michael Ironside, cumple su función sin más pretensión.
Destacar los numerosos guiños que hay, sobre todo en el momento que suena la canción de Guns´n´Roses, y el climax final, donde gracias a la informática recuperamos el rejuvenecido rostro del amigo Arnie.
Sabemos todos que Hollywood anda muy escaso de ideas, pero prefiero esto a los próximos remakes que se preparán de películas que no lo necesitan, como por ejemplo Robocop, Depredador, y dicen que incluso Alien.
No hagaís caso de las críticas negativas que circulan por ahí, y disfrutad de dos horas de puro espectáculo que no ansia transcender.

3 comentarios:

Yota dijo...

De nuevo vuelvo a estar de acuerdo con tus críticas. Esta peli está para lo que está y a mi me ha encantado!

Mythos dijo...

La veré esta tarde. Y con esa idea en mente voy: no puede ser peor que la tercera. Para mi lo que hizo Jonathan Mostow no existe. Repetir el esquema por tercera vez era absurdo y más si encima no tenía ningún tipo de emotividad la historia.

Pep dijo...

La disfruté como un auténtico enano el día del estreno en un cine a reventar de gente... Y lo dice una persona que vió con apenas 11 años en su día el primer Terminator con sus amigos, y la flipó en colores!!

100% de acuerdo con tus dos últimos párrafos :)