viernes, 20 de junio de 2008

Mascotas de Élite

Al margen de sus trabajos para las dos grandes, Grant Morrison posee un extenso curriculum con obras más personales, editadas la gran mayoría en el sello Vértigo, donde da rienda suelta a sus fantasmas y paranoias.
A su obra más perfecta y extensa "Los Invisibles", hay que añadir varias miniseries, en la que destaca por encima de todas WE3, acompañado por su dibujante fetiche Frank Quitely.

En apenas tres números el guionista inglés narra aquí como el ejercitó más poderoso del palneta esta creando el arma definitiva.
Para ello cogen animales domésticos, a los que manipulan quirurgicamente, y los que convierten en máquinas de matar.
Entre estos animales se encuentran un perro, un gato y un conejo, que curiosamente adquieren conciencia, y tratan con todos sus medios de escapar de sus captores.

Aunque a simple vista pueda parecer una historia más bien simple, no lo es.
Morrison critica aquí la manipulación genética y el poder supremo, en una fábula no exenta de humor ácido y violencia nada gratuita, que acompañada por el excelente dibujo de Quitely se hace imprescindible.
Lástima que no haya tenido una continuación.

4 comentarios:

Perse/Werewolfie dijo...

Vaya, pues a mí la historia me pareció más bien flojita... Muy flojita. Ahora bien, Quitely, ¡jolines con Quitely! ¡Menuda lección de dibujo de cómic! Es impresionante la cantidad de recursos y soluciones narrativas que usa el hombre... Éste es, para mi gusto, uno de los tebeos mejor dibujados que he leído en la vida... Anda que no flipé... Pero ya te digo, el guión no me parece de lo mejor de Morrison ni de lejos (sobre todo si comparamos con auténticas genialidades como Los Invisibles...)

JON OSTERMAN dijo...

Perse, evidentemente Morrison jamás superara "Los Invisibles", su obra maestra.
Pero de todas las mimiseries que ha publicado en Vértigo, WE3 esta muy por encima de las demás.

ZANTOBLIN dijo...

Estoy de acuerdo con Jon, del material publicado de Morrison en VERTIGO, WE3 es el segundo mejor trabajo. Respecto a que THE INVISIBLES es su mejor obra, yo prefiero su ANIMAL MAN. Tal vez porque ahí lo descubrí y no sabía hasta donde se atrevería a llegar.
En Los Invisibles ya no me pilló desprevenido, por supuesto.

Plissken dijo...

A mi me encanta esta serie, una historia pequeña y tópica pero que pulsa las suficientes teclas emocionales como para que sea uno de mis tebeos favoritos. La splash del gato con el relampago de fondo es uno de esos momentos que casi me hacen aplaudir en tebeo. Un tebeo chulo, pero con intención de entretener y sacar a relucir tangencialmente temas como los que cita Jon: manipulación genética, uso militar de los avances científicos y sobre todo el abuso de animales en experimentos científicos, algo que ya es una constante en su obra. A mi tampocvo me importaría poder leer algun día una hipotética continuación ;D