jueves, 6 de agosto de 2009

El Alan Moore de ojos rasgados

Hace tiempo, leí en la revista Dolmen un excelente artículo sobre la obra de Naoki Urasawa, Monster.
Debido a que por aquel entonces, la publicación estaba muy avanzada, y el formato no era de mi agrado, no la compré.
En el pasado Salón de Barcelona, Planeta la empezó a editar en formato Kanzenban, lo que conlleva un formato más grande al habitual, más páginas y mejor papel.
Después de muchas dudas, decidí comprarlo, y una vez leído adquirir el segundo volumen.
Tal es el grado de adicción que me ha causado, que me apresuré a comprar tambien Pluto.
Y como cada mes me dejó una pasta en comics, decidí que 20th Century Boys me lo bajaría, como así hice.
12 tomos llevo leídos, y cada vez que termino uno, no puedo esperar a leer el siguiente.
Salvando las distancias, y siendo un profano en esto del manga, debo decir que considero al autor japonés el Alan Moore de cómic nipón.
Sus historias enrevesadas, adictivas y sorprendentes hacen que no puedas dejar de leerle.
Al igual que hace Brian K. Vaughan, sus referencias a la cultura popular, tanto japonesa como occidental, son múltiples, por lo que es un motivo añadido para que un fan fatal como yo.
Valga este post para alabar las excelencias de este autor, y de paso pedir a Planeta que en el Salón del Manga del año que viene, una vez acabada la publicación de Monster y Pluto, decidan hacer la misma buena jugada que en el de Barcelona de este año.
Editar 20th Century Boys en formato Kanzenban, y su nueva serie Billy Bat; que homenajea al cómic americano de la edad de oro, y que por lo leído por la red promete bastante.