miércoles, 10 de agosto de 2011

Remontando el vuelo

Esta tarde voy a ir a ver El Origen del Planeta de los Simios, película de la que se esperaba más bien poco, pero que esta funcionando muy bien en taquilla, y las críticas estan siendo en su mayoría favorables.
Mañana o el viernes lo más tardar tendreís la mía.

Esto me ha venido de perlas, para opinar sobre el estudio que la financia, 20th Century Fox.

Su trayectoria es muy larga, y su catálogo esta repleto de obras maestras, de las que tan solo voy a citar algunas, siempre dentro de género de ciencia ficción.
¿Quien no ha visto El Planeta de los Simios, La Guerra de las Galaxias o Alien?
Las tres fueron en su momento grandes éxitos, y las tres cuentan con unas cuantas secuelas.
Incluso con precuelas, como es el caso de la segunda.
No debo dejar de citar X-Men, ya que como en los casos anteriores tambien obtuvo muy buen taquillaje y secuelas, aunque en este caso sea más reciente.

Por supuesto, las cuatro estan muy bien consideradas por la crítica.

Pero no es todo oro lo que reluce, ya que hay un directivo en el estudio, y cuyo nombre no recuerdo, que en los últimos años ha metido demasiada mano en las producciones, y se ha ganado la enemistad de los cinéfilos.
A él se deben fiascos como el remake de Tim Burton de la saga simiesca.
Aunque comercialmente fue muy bien, el resultado artístico deja bastante que desear, y es con mucho la peor película de su director.

Por no hablar del nefasto remake de Ultimatum a La Tierra, fracaso taquillero y críticas negativas en todos lados.

Y esto son solo dos casos de los muchos en los que este directivo, con ínfulas de creador, ha metido la pata hasta el fondo.

Es posible que en la actualidad ya no trabaje para el estudio, o que los mandamases le hayan pegado un toque, ya que su vanidad no se nota en las últimas películas del estudio.

Es evidente que en una película como Avatar le resultará imposible meter mano, ya que James Cameron tiene demasiado poder en Hollywood, pero si que podía haberlo hecho en las dos que se han estrenado este año.

Quizás el estudio haya decidido coger la misma dirección que Warner Bros, que deja mayor libertad a sus creadores.

Solo asi se entiende que X-Men. Primera Generación sea un gran film.
O en el caso de la que ha provocado que escribiera este post, cuyo director no es demasiado conocido, por lo que su publicidad ha estado más centrada en los creadores de los efectos visuales.

Puede que ahora el estudio haya elegido el camino correcto, y nos vuelva a dar grandes películas como lo hacía antaño.
No puedo olvidarme que una de las más esperadas para el año que viene es Prometheus, el regreso de Ridley Scott al género que le encumbro, financiada por el estudio en cuestión.