lunes, 2 de noviembre de 2009

Pequeño circo ambulante

Ir a ver una película de Terry Gilliam siempre supone una sorpresa, ya que no sabes lo que te puede esperar.
Con El imaginario del Doctor Parnassus el miembro americano de los Monty Python, vuelve a ofrecernos una fantasía de desbordante imaginación que bien podría formar una trilogía junto con Los héroes del tiempo y Las aventuras del Barón de Munchaussen.
Este inclasificable y sorprendente film, al que al principio te cuesta entrar, pero una vez que lo haces es una pura delicia, ha sido el último para el malogrado Heath Ledger, otra de las razones para ir a verlo.
Su prematura muerte hizo que el director cambiara parte del guión, y contactara con actores amigos del difunto para que le sustituyeran en determinado momento.
Así, podemos ver a Johnny Deep, Jude Law y Colin Farrell sustituyendo al bueno de Heath.
Por supuesto, estas intervenciones no son gratuitas, sino que forman parte de la magia que desprende el viejo carromato en el que transcurre gran parte de la película, y en el que viajan sus protagonistas por un Londres que más bien parece Gotham City, con un estupendo Christopher Plummer como Doctor Parnassus.
Aunque no estemos ante el mejor trabajo de este Gilliam, es un film que se disfruta, y que demuestra una vez el talento y el talante de este inusual director.

2 comentarios:

Etrigan dijo...

Interesante película, en la que hay cierto ritmo irregular, algo de batiburrillo de ideas, pero tiene una imaginación desbordante y momentos maravillosos.

Carlos Gallego dijo...

La vi ayer y me encanto.

Un saludo.