miércoles, 6 de mayo de 2009

La maldición de los Rougemont

En un subgénero tan manido como el de los vampiros, siempre es de agradecer una historia que aporte originalidad, este bien narrada, y toque el tema de manera seria y amena.
Esto es lo que nos da El Príncipe de la Noche, una novela gráfica que firma Swolfs, y que Glénat acaba de editar en su Colección Integral, que ofrece obras completas del cómic europeo, a un menor tamaño del original, pero con una muy buena relación calidad/precio.

La historia comienza en plena Edad Media, para trasladarnos luego al París de los años 30, y así contarnos en forma de flash-backs, la eterna persecución que la estirpe de los Rougemont emprenden para acabar con el atractivo y seductor Vladimir Kergan, un sanguinario vampiro.

Como buen aficionado al cómic americano, suelo ser muy selectivo a la hora de comprar algo que venga del país vecino.
Me tiene que llamar mucho para que me decida a adquirirlo, y este en cuestión, por todo lo de arriba descrito es uno de ellos.
Como si de un best seller novelístico se tratara, la narración fluida, y el estupendo y realista dibujo te engancha desde el principio, y no lo dejas hasta que te lo acabas.
Un excelente cómic, sin ninguna duda.