viernes, 22 de mayo de 2009

El Lado Oscuro del Vaticano

Aunque los acontecimientos que suceden en la novela en la que se basa pasan antes de El codigo Da Vinci, el director y guionistas de Angeles y Demonios, han optado por llevarlos a después, por tanto se trata de una secuela, cosa que considero acertada.

Por lo demás, se trata de una película sin ritmo y aburrida.
De nuevo vemos a Robert Langdon, interpretado otra vez por un soso Tom Hanks, que no se cree el personaje y que lleva la acción hacia ninguna parte.
Entre los actores, destacaría a Ayalet Zurer, y no porque haga un gran papel, sino porque es una actriz de caracter, además de guapa, y quedaría bien como futura chica Bond.
Los que hayan leído los libros de Dan Brown sabrán que se trata más de lo mismo, sin un ápice de originalidad, y sin ningún rigor histórico.

Antes de terminar deciros una cosa.
Si vais a verla, probad a cerrar los ojos en algún momento.
Os parecera estar viendo La Búsqueda, ya que ambas franquicias comparten muchos elementos y el actor de doblaje de Tom Hanks y Nicolas Cage es el mismo, y apenas cambia el tono de voz.

Calificación: ** (sobre *****)