martes, 11 de noviembre de 2008

Hijos del átomo

Hoy toca hablar de la trilogía que lo empezó todo.
Si os preguntaís porque hay una insistente tendencia de llevar comics a la gran pantalla, la respuesta sería porque a alguien se le ocurrió la brillante idea de adaptar a los mutantes más famosos de Marvel, al cine.

Todo empezó en el verano del año 2000, cuando un director de prestigio llamado Bryan Singer, estrenó X- Men.
Financiada por la 20th Century Fox, con un presupuesto más bien escaso para tratarse de una superproducción y con un reparto poco conocido, si exceptuamos a Ian McKellen y Patrick Stewart, la película resultó ser un exito inesperado.
Nadie confiaba demasiado en ella, ni siguiera los fans de la franquicia mutante.
Sin embargo la película gusto a todo el mundo, poniendo de moda el fabuloso mundo del cómic, que abandonaba así el guetto en el que estaba metido.
La historia era muy simple y ya conocida por los lectores de comics.
Dos grupos de seres con habilidades especiales que les hace únicos, y al que se les conoce por Homo Superior, se enfrentan entre si.
Los X-Men, liderados por el profesor Xabier promueven la integración social de esta nueva raza.
En el bando opuesto, La Hermandad de los Mutantes Diabólicos, cuyo líder Magneto pretende exterminar a los humanos.
En medio de todos ellos, el Gobierno, que considera a estos seres, un peligro para la humanidad.
El film funciono a la perfección, asi que la secuela estaba cantada.

Tres años después nos llegaría X-Men 2. X-Men unidos, con el mismo reparto al cual se añadiría más mutantes, y de nuevo con Bryan Siger trás las cámaras.
El director dijó en su momento que esta película supondría para la franquicia lo que El imperio contraataca supuso a Star Wars, y viendo el resultado final podemos afirmar que estaba en lo cierto.
Aquí, los dos bandos que se enfrentarón el la primera, deben unir sus fuerzas para combatir al General Stryker, que quiere acabar con todos los mutantes.
Hay que decir que este personaje, esta sacado del cómic Dios ama, el hombre mata, donde su rol era de un cura extremista con las mismas intenciones que su homólogo cinematográfico.
El exito volvió a sonreir a nuestros héroes, con un film que supera en todo a su predecesor, siendo esta una película de mayor intensidad, mucho más rica y con un guión más elaborado.

Para la tercera parte, y trás el abandono de Bryan Singer para realizar Superman Returns, los productores eligierón a Brett Ratner, un cineasta mediocre, que hizó una película correcta, pero lejos de conseguir los logros del anterior director.
En X-Men. La decisión final, asistimos de nuevo, al enfrentamiento definitivo de los dos grupos de mutantes, y donde esta a punto de desatarse una fuerza incontrolable a manos de uno de los personajes principales.
Aquí se añadirían más personajes, tanto en un bando como en otro, por lo que el espectador no profano disfrutaría descubriendo tal o cual mutante.
El resto vería una película muy inferior en resultados a sus predecesoras.
Un guión caótico, demasiados personajes y un director poco inspirado, hizo que el resultado final no fuera del todo satisfactorio.

3 comentarios:

PAblo dijo...

La segunda es de lejos la mejor de la serie. A ver que sale con la que están preparando sobre Lobezno...

Impacientes Saludos.

Jaime Sirvent dijo...

Coincido con Pablo, la segunda es la mejor.

Yota dijo...

La segunda es sencillamente la mejor película basada en un cómic de todos los tiempos. Al menos para mi claro.