sábado, 8 de octubre de 2011

El sabio capitán de La Dorada


Quienes me conocen, saben que soy una persona muy dada a la nostalgía.
Hace unos días me tocó trabajar de noche, por lo que suelo poner la radio para que me haga compañia.
En un momento dado, en el cual suelen poner canciones que les piden los oyentes, radiarón "El fin del verano" del Dúo Dinámico, y mi cerebro se pobló de imágenes de la serie que el tristemente fallecido Antonio Mercero nos legó a comienzos de los 80, y que Televisión Española reponía cada año hasta hace no mucho: Verano Azul.
Cuando la emitirón por vez primera, en 1981, tendría yo la edad de Quique, uno de los chicos protagonistas que interpretó Gerardo Garrido.
Pero no por ello me identificaba con él, ya que era un personaje un tanto insustancial.
Quien con me identificaba era con el chico del pueblo, que como Peter Parker, vivía con sus tíos, los cuales tenían una tienda de alimentación, y este les echaba una mano.
Pancho se llamaba, y era el que al final se quedaba con la chica, Bea, que tenía enamorado a todos los adolescentes de la época, a pesar de la dura competencia del más agraciado Javi, que competía con él por el amor de la joven.
Fuerón interpretados por Jose Luis Fernández, Pilar Torres y Juan Jose Artero, de los cuales solo este último sigue en activo, y al cual se puede ver actualmente en la serie de Antena 3, El Barco.
Tambien tuvo un papel destacado en la serie El Comisario.
Estos dos chicos, tras el éxito de la serie, formarón el dúo músical Pancho y Javi, de escasa repercusión.

La cuadrilla de amigos se completaba con Desi, la amiga de Bea, que interpretaba su hermana en la vida real Cristina Torres, y los más peques de la misma, y los dos personajes más simpaticos de la serie, Piraña y Tito.
Este último hacía de hermano de Bea y era el único actor originario de Nerja, la ciudad malaqueña donde se rodó la serie.
Los niños que les dierón vida fuerón Miguel Angel Valero y Miguel Joven, que tuvierón un efímero exito en aquellos años, y llegarón a protagonizar un par de películas, Chispita y sus gorilas y Padre no hay más que dos, esta última, la única claramente de carácter familiar de la pareja formada por Andrés Pajares y Fernando Esteso.
Actualmente son los únicos retirados de la farándula que siguen asistiendo a cuantos homenajes recibe la añorada serie.

Asi que trás esa escucha, me dió la vena nostálgica y usé esa herramienta llamada internet para descargarme la serie, y volver a revisionarla 30 años después.


Tras volver a ver la mitad de los episodios, de entre todos los personajes principales que la protagonizan, me sigo quedando como antaño, con el entrañable Chanquete, el viejo y sabio marinero, que tenía anclado su barco en mitad de la sierra, y rodeado de un enorme huerto, tambien de su propiedad.
Estuvó interpretado por el enorme Antonio Ferrandis, uno de los mejores actores que a dado las escena española.
El poderío que tramitía en la serie, siempre dispuesto a ayudar a los demás, sus disecciones filosóficas y los sabios consejos que solía dar siempre, hicierón de él, el personaje más recordado de todos.
¡Que grande era Ferrandis!, es la frase que repitó cada vez que veo un capítulo.
Tal fué la repercusión del personaje, que cuando murió, toda España se paralizó y lloró, como si de una pesona real se tratara.
Así que cuando el actor nos dejó el 16 de octubre de 2000, aquel momento se volvió a repetir.

Terminando ya este post, no me quisiera olvidar de María Garralón, que interptretó a la joven pintora Julia, que junto con Chanquete eran los dos adultos amigos de la joven pandilla.

Y por supuesto un elenco de buenos actores de la época que interpretarón a los padres de los chicos, en los que cabe destacar a Manuel Tejada, padre en la ficción de Bea y Tito, y Manuel Gallardo, padre de Javi, y que personificaban las dos Españas de entonces.
El primero era más tolerante e izquierdista, y el segundo más conservador y derechista.

Una mítica serie, fiel reflejo de la España de la transición, que nos enseño grandes valores a los chavales de entonces, por lo cual el fallido remake que Televisión Española iba a producir hace poco se hace necesario, ya que los adolescentes y jovenes de hoy en día cada vez estan más desorioentados, y han perdido todo el respeto a sus mayores.
Ya que con las series que actualmente se producen con ellos de protagonistas (veasé como ejemplo Física y Quimica) poco van a aprender.