jueves, 11 de febrero de 2010

Héroes caídos

Acabó la cuarta temporada de Héroes, que ha correspondido a título genérico de Redención.
Una serie que ha ido más a menos, y que nos hubiera gustado que no hubiera sido así.
Viejos y nuevos rostros hemos tenido en una temporada que ha durado 18 capítulos (19 si contamos el primero como dos, ya que fué doble), y en la que el mayor aliciente ha sido la participación de Robert Knepper (el repugnante T-Bag de Prison Break) como villano de la función.
Aquí interpreta muy convincentemente a Samuel, el líder de una feria de monstruos.
Un personaje muy semejante al Joker, pero con poderes, y con el afán destructivo de Magneto.

Una temporada que ha sido reiterativa en sus argumentos, con un Hiro que llega a aburrir con sus continuos viajes temporales, o un Sylar que no sabe muy bien lo que quiere (ahora soy bueno, ahora soy malo).
Del resto de los ya conocidos mejor no hablar, ya que tampoco aportan nada nuevo.

Tim Kring no ha sabido como encauzar la serie, y poco a poco ha ido perdiendo adeptos, consiguiendo una audiencia cada vez menor, aunque se trate de una de las más descargadas.
Y es que parece que no tiene muy claro hacía donde nos quiere llevar, con una trama que no avanza, por lo que el espectador acaba cansándose de ver como le arrastren hacia ningún sitio.

Aunque termina anunciando un nuevo volumen, que lleva por título Brave New World (aquí Un mundo feliz), sacado de la novela de Aldous Huxley, su futuro es incierto, ya que la NBC no esta por la labor de una quinta temporada, debido a sus pobres resultados de audiencia.
Si esto sucediese, cabe la posibilidad de que fuera llevado al cine, ya que si algo esta claro, es que Tim Kring quiere seguir torturándonos una vez más con su fallida creación.
Podía haber sido una magnífica serie, si esta temporada hubiera remontado el vuelo en vez de caer en picado, y hubieran cerrado el círculo que dejarón abierto el primer año.
Y es que ya no quedan muchos de aquellos que pusierón al principio toda su confianza en un espectáculo que prometía grandes emociones, a los que les queden ganas de seguir viendo las andanzas de estos héroes.