lunes, 1 de septiembre de 2008

Los monstruos tambien aman

Por fin se ha estrenado Hellboy. El ejército dorado, la última película de Guillermo del Toro, que vuelve a adaptar a su particular manera el universo creado por el génial Mike Mignola.
Si con la primera ya demostro lo que era capaz de hacer, con esta secuela lleva las consecuencias a multiplicarlas por mil.
Mucho más rica y compleja en todos los sentidos, con un diseño visual apabullante (no hay más que ver la secuencia del mercado Troll), las nuevas aventuras del demonio más carismático de la historia nos ofrece más de todo.
Más acción, más monstruos, más humor, y por supuesto más romance.
Porque al fin de al cabo lo que el director mexicano nos quiere contar con esta formidable secuela es una historia de amor.
Y no solo el amor que siente Hellboy por Liz, o Abe por la princesa Nuala; sino el amor que el mismo siente por lo diferente, lo raro, lo anormal.
Un amor que logra traspasar la pantalla, y que nos trasmite a través de estos monstruosos y entrañables personajes.
Quizás la única pega que se puede poner a la película es que resulta ser menos oscura y gótica que su original en viñetas, ya que lo que Guillermo a intentado hacer es que llegue a toda clase de público, y no solo a los fans.
Aún asi, su visión es un goce para los sentidos, ya que resulta imposible resistirse a la orgía visual que desprende cada fotograma.

5 comentarios:

Etrigan dijo...

Maravillosa película de un friki genial como es Guillermo del Toro. Imaginación a raudales con una estética alucinante.

kornikabrosalvaje dijo...

Una peli grandiosa, la disfruté como un enano, un saludo Doctor Manhattan!

EinnDc dijo...

Yo la ví en el cine de verano el viernes pasado. Me gustó mucho, y además como la segunda peli del programa doble fue La Momia 3 que me pareció un bodrio, la comparación ha hecho que la valore más aún...

Saludos!

Juls dijo...

Un disfrute de peli.

Hacía mucho tiempo que no me lo pasaba tan bien en el cine.

A destacar los efectos especiales, maquillaje, decorados y la estética en general. Brillante.

Yota dijo...

Me gustó bastante, aunque prefiero la primera parte, fue más socarrona.