sábado, 14 de mayo de 2011

Crisis en universos paralelos


Después de una sobresaliente segunda temporada, acaba de terminar en Estados Unidos una tercera de la mejor serie de ciencia ficción que se emite en la televisión norteamericana en la actualidad: Fringe, que ha resultado ser igual de fascinante que la anterior.

En los 22 capítulos de los que ha constado, la serie creada por J.J. Abrams, Roberto Orci y Alex Kurtzman ha seguido avanzando en su historia central, sin prisa pero sin pausa, con un enfrentamiento entre los dos universos, aportado a la vez nuevos misterios y argumentos, con los que seguir deleitando al espectador.
Lejos de acomodarse, la serie sigue explorando grandes temas, que hoy pueden resultar ciencia ficción, pero que quizás en un futuro no muy lejano se conviertan en realidad, ya que aquí el termino esta más que justificado, ya que se trata de una serie de ficción, en donde la ciencia esta siempre presente.

Eso no quita, para que abran otros frentes, relacionados con la arqueología, ya que en esta temporada se nos presenta un argumento, que aunque no lo han explotado demasiado, resulta de lo más interesante dentro de la mitología de la serie, y es el hecho de que el hombre hubiera estado en la Tierra incluso antes que los dinosaurios.

No voy ha seguir por ahí, porque corro el peligro de desvelaros demasiado, y lo que importa en esta reseña, es que os pique el gusanillo y os animeís a verla.
Solo deciros que las cosas no son lo que parecen a primera vista, como resulta ser en el caso de lo antes expuesto.

Para acabar, comentar que hacia la mitad de temporada, y debido a una audiencia no demasiado alta, estuvierón a punto de cancelarla, pero por suerte, y gracias a la calidad de la misma, los mandamases de la Fox, decidierón renovarla para una nueva temporada.