martes, 21 de diciembre de 2010

Los muertos sin suerte

De las series estrenadas este otoño, la que más expectación había causado en el fandom era sin duda The Walking Dead, basada en el célebre cómic de Robert Kirkman, y auspiciada por Frank Daranbont.

Tras un brillante primer episodio, esta se ha ido desinflando capítulo tras capítulo.
Una vez vistos los seis de esta primera temporada, cuesta creer que tras ella se encuentre tambien el propio autor de la obra original, ya que se aparta bastante de los que hemos leído en los comics, cosa que no hubiera importado si hubiera sido para mejor, pero el resultado dista mucho ser asi.

Los que han visto la serie sin haber leído los comics, puede que incluso les haya gustado, ya que tiene muy buena factura, y las secuencias con zombies estan muy logradas, pero lo que es esencial en la obra original (la relación entre los personajes, y la personalidad de cada uno), se pierde por el camino.

Quizás el despido de guionistas, y la renovación de estos para una segunda temporada, que sera de 13 capítulos, mejore con respecto a esta decepcionante primera.
Si no ocurriera, siempre nos quedará el cómic.