jueves, 21 de octubre de 2010

Quiero tener un millón de amigos

Aunque tengo mi perfil en el facebook, no es una herramienta que utilice deamsiado, por lo que una película basada en su creación, suscitaba poco interes para el que esto suscribe.
Posiblemente, si no hubiera estado David Fincher tras ella, no habría despertado tantas expectativas.
En manos de otro, La red social habría sido carne de telefilm de sobremesa, pero en manos del director de Se7en y El club de la lucha, se convierte en casi una obra maestra.

Ello es debido, no solo ha su brillante dirección y puesta en escena, sino a un sobresaliente guión, donde todo esta medido milimétricamente, escrito por Aaron Sorkin, el creador de El ala oeste de la Casablanca.

Merece la pena destacar, un joven reparto, que aunque no tienen muchas tablas, hacen unas excelentes y creíbles interpretaciones.

Y es que la creación de la red social más visitada del mundo solo es un mcguffin. Lo que guionista y director quieren de verdad contarnos, es una historia sobre la amistad, la traición y el desamor.
Narrada desde diferentes puntos de vista, como ya hiciera Akira Kurosawa en Rashomon, y con un montaje que no deja tiempos muertos, David Fincher hace que simpaticemos con unos personajes que a priori pueden parecernos odiosos, ya que no los juzga en ningún momento.
Ni siquiera Sean Parker, creador de Napster, que interpreta Justin Timberlake, y al que aqui se retrata como caradura y mujeriego, te puede caer mal.

Estoy seguro que esta película estará entre las nominadas en los próximos Oscars.
La octava película de Fincher, no hace otra cosa que confirmarme lo que ya sabía, que sus mejores films, son los que componen los números pares de su brillante filmografía.